La Internet de las cosas

Publicado en por justo.mayora

Internet-of-Things.jpgRecientemente recibí un correo electrónico con una lista de comentarios emitidos en Estados Unidos de América en 1955 haciendo referencia al estado de la vida en ese país. Entre los comentarios había algunos referentes a asuntos de tecnología y uno de ellos fue “ya están pensando en hacer una máquina de escribir eléctrica”. La tecnología ha avanzado exponencialmente en estos últimos 50 años que nos cuesta un poco vislumbrar que vendrá en menos de una década.

Por lo pronto, de las demostraciones vistas en la Feria de la Electrónica del Consumidor 2013 realizada en Las Vegas, Nevada, podemos pensar que lo que sigue es el mundo físico conectado en la gran red de Internet. A esto le llaman la Internet de las cosas.

¿Qué es la Internet de las cosas?

La definición original la produjo Kevin Ashton en su artículo “The Internet of Things” en la revista “RFID Journal” de 22 de julio de 2009. Dice Ashton que toda la información recabada hasta el momento y que se encuentra depositada en la Internet, ha sido introducida por los seres humanos.  Los seres humanos tenemos limitaciones para manejar toda la información que se puede conseguir y que por lo tanto, si fuera posible conseguir conectar las cosas físicas que existen al Internet y que las mismas sean capaces de capturar datos y enviarlos a repositorios para ser utilizados por nosotros, nuestra vida tendría una revolución tan grande como cuando comenzamos a hacer uso de la Internet.

Otras definiciones han aparecido como consecuencia del avance de la tecnología y de las posibles aplicaciones que la Internet de las cosas pueda tener. El Cluster Europeo de Proyectos de Investigación define la Internet de las cosas como una red dinámica global de infraestructura con capacidad de auto configuración donde cosas físicas y virtuales tienen identidad, atributos físicos, personalidad virtual, usan interfaces inteligentes y están integradas totalmente a la red de información.

Para que se haga realidad la interconexión de millares de cosas a la Internet se requiere la capacidad para identificar de manera única estas cosas en la red. El uso del protocolo de direccionamiento Internet Protocol v6 permitirá tener una gran cantidad de direcciones que serán asignadas a las cosas que queremos conectar a la red.

Tendencias y características

La Internet de las cosas va a necesitar que los objetos tengan cierto grado de inteligencia para que colaboren e interactúen como se espera suceda. Originalmente no se esperaba que las cosas tuvieran una inteligencia ambiental y control autónomo; pero las investigaciones más recientes han demostrado que algún grado de inteligencia y conocimiento del ambiente donde se encuentran los objetos y de las interrelaciones entre ellos es requerido. Es un tanto de inteligencia artificial donde las cosas pueden aprender de la interacción con las personas, su ambiente y otros objetos conectados.

La arquitectura de la Internet de las cosas estará basada en eventos. Cada objeto generará eventos basados en el contexto, el ambiente y otras consideraciones.  El sistema será sumamente complejo y probablemente algo caótico ya que no tendrá reglas determinísticas que lo controlen.

Podemos esperar un sistema sumamente grande, de trillones de objetos, que estarán dando seguimiento a todos los eventos generados. En ambiente urbano vigilado, un ser humano tiene a su alrededor unos 1000 a 5000 objetos trazables. En la Internet de las cosas, el tiempo ya no será una variable lineal y común. Con tantos eventos generándose de forma paralela y simultánea, se requerirá de sistemas masivos de procesamiento en paralelo. Por último, la geo localización será una de las características principales que tendrán los objetos. Sabremos en todo momento donde se encuentran localizados en el mundo y su interacción con las personas.

 

 

Etiquetado en Informática

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post